Consejos para dormir más y mejor

En Sueños Descans sabemos que un buen descanso se consigue durmiendo sobre un colchón de calidad que se adapte a las necesidades de cada persona. Un colchón que tiene más de diez años, o que esté deformado por el uso, es en muchos casos la causa de que no podamos dormir adecuadamente. Si por la noche te despiertas porque te mueves demasiado, comprueba que tu colchón esté en buenas condiciones, o cámbialo lo antes posible para que puedas dormir bien.

A parte del colchón, puede haber otros factores que pueden hacer que nuestro sueño no sea continuo y reparador. Un ritmo de vida frenético, el estrés, las preocupaciones, o los malos hábitos alimentarios, así como realizar poco deporte, pueden influir en que por la noche no durmamos las horas que necesitamos para reponernos y estar llenos de energía a la mañana siguiente. 

Trucos para dormir mejor

Cuidar nuestra alimentación y hacer una cena ligera, unas dos horas antes de irnos a dormir, facilita nuestra digestión y nos permite descansar de una forma adecuada. 

No tomar bebidas alcohólicas ni cafeína por las noches ayuda a relajarnos y a conciliar el sueño más rápido.

Otra cosa que podemos hacer, es ejercitarnos de una forma moderada. Estar activos durante el día hace que lleguemos relajados a la noche y nos cueste menos trabajo dormir. Intenta practicar algún tipo de ejercicio al aire libre, si es por la mañana con los primeros rayos de sol, mejor que mejor, ya que la luz solar de la mañana nos ayuda a equilibrar nuestro ciclo circadiano que es tan importante para nuestro ciclo del sueño. 

Levántate y acuéstate siempre a la misma hora, el cuerpo se acostumbrará de una forma regular a una rutina natural de sueño.

Dormir la siesta no más de veinte minutos y nunca después de las tres de la tarde.

Pero… ¿Qué podemos hacer si nos despertamos a media noche y nos cuesta volver a dormirnos?

Hay un ejercicio de respiración que ayuda a dormir en pocos minutos. Se trata de la técnica 4-7-8. Acomódate de una forma confortable en el colchón y almohada, pero manteniendo una posición recta. Mantén la boca cerrada e intenta que los dientes de abajo y los de arriba no contacten entre sí. Relaja la mandíbula de una forma natural, e inhala aire por la nariz y cuenta hasta 4, aguanta la respiración durante 7 segundos, y espira el aire durante 8 segundos. Repite el ejercicio dos o tres veces y entrarás de nuevo en el sueño de Morfeo casi sin darte cuenta.

Otra cosa que podemos hacer es mantener nuestra mente ocupada y librarla de preocupaciones con un libro, intenta que la luz sea tenue, y verás que el sueño te vencerá en pocos minutos.

Si no consigues dormirte, levántate y haz alguna actividad moderada hasta que te vuelva a dar sueño. A veces, levantarse de la cama es la mejor opción para “resetearnos” y así, el cuerpo vuelva a tener la necesidad de dormir.

También te puede interesar: “Colchones con Sistema de masaje” y “Cómo decir adiós a la cuna sin dramas”

Comentarios (0)

Producto agregado a su lista
Esta página web usa cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información anónima sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios.